Reiki

¿Qué es Reiki?


Reiki es una terapia energética que consiste en canalizar la energía universal a través de las manos hacia un punto del cuerpo. Reiki ayuda a fortalecer nuestra capacidad autocurativa, actuando a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

Reiki es una palabra japonesa que significa Energía Universal.

Reiki es una energía semejante a ondas de radio, y puede ser aplicado con eficacia, tanto localmente como a distancia. Es una energía inofensiva, sin efectos secundarios, sin contraindicaciones, compatible con cualquier tipo de terapia o tratamiento. Es práctica, segura y eficiente, y por medio de la técnica, equilibra los 7 chakras o centros energéticos, localizados entre la base de la columna y la parte superior de la cabeza.

Reiki está reconocido como Terapia Complementaria por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) desde el año 2000.

¿Cómo funciona Reiki?

El efecto de Reiki es el de aumentar la capacidad autocurativa del paciente.

Este  proceso  de  autocuración  puede ocurrir de las siguientes formas:
  • Produciendo un profundo estado de relajación que puede aliviar el estrés que sufre la persona como consecuencia de estar enfermo.
  • Aumentando las defensas del cuerpo de modo que le ayude a superar, por ejemplo, una infección.
  • Aliviando estados de depresión y  de cansancio.
  • Eliminando o reduciendo los efectos secundarios de fármacos.
  • Potenciando el efecto beneficioso de los fármacos.

¿Cómo se aplica un tratamiento de Reiki?

Reiki se suele aplicar al paciente estando tumbado y completamente vestido. El terapeuta posa sus manos sobre el paciente en determinadas posiciones sin ejercer presión o manipulación de ningún tipo. Además, el terapeuta puede posar sus manos en zonas determinadas a petición del paciente, si siente dolor en alguna parte del cuerpo.

Las sesiones presenciales duran alrededor de 45 minutos.

Usos de Reiki

  • Para dolores crónicos: alivia dolores de artritis, reuma,  artrosis,  fibromialgia, espalda,  dolores  menstruales y de cabeza, migrañas, etc…
  • Para  lesiones: acelera el proceso de cicatrización y suelda lesiones óseas.   Reduce la inflamación en esguinces, sana músculos desgarrados, etc…
  • Para infecciones: ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmune.
  • Para paliar los efectos secundarios de tratamientos convencionales. Actualmente se está aplicando en la mayoría de los Hospitales de la Comunidad de Madrid para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia, así como en muchos Centros de Salud de atención primaria.
  • Para equilibrar nuestra mente y nuestro cuerpo. Es muy útil en casos de ansiedad, depresión, estrés, etc…

No hay comentarios:

Publicar un comentario